A la muerte de mi hijo

Escucha hijo cómo ruge el viento en la alameda,

Se infiltra en la cañada,

se duerme en la arboleda

y muere en cada rama de la encina seca

Golpea la nieve el cristal,

forma blancos pañolitos,

que secan lágrimas muertas

y llenan el manantial

en la ribera del río.

El ciprés de la iglesia se estira alto,

mientras la nieve tiende su blanco manto.

Baja a la tierra un potro de piel oscura,

tiene manchitas blancas y en la frente una media luna.

Ya viene la noche estrella

entre los romerales del río

ya llega la niña hermosa,

con sus manos de rocío,

viene cantando por los tomillos,

flor de jara tiene el lecho,

flor de nieve el blanco pelo,

rosa blanca la carita,

estanques muertos los ojos negros.

Publicado por allendan1313

Aprendiz de escritora...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: