Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

A la muerte de mi hijo

Escucha hijo cómo ruge el viento en la alameda, Se infiltra en la cañada, se duerme en la arboleda y muere en cada rama de la encina seca Golpea la nieve el cristal, forma blancos pañolitos, que secan lágrimas muertas y llenan el manantial en la ribera del río. El ciprés de la iglesia seSigue leyendo «A la muerte de mi hijo»

Anuncio publicitario